Hola Ana, la verdad es tranquilizante leer a alguien que me entiende, por alguna extraña razón te leo con una voz muy animada y eso es reconfortante.

 

Te comparto mi historia porque me gustaría que más mujeres supieran lo importante que es hacerte pruebas, la desinformación no ayuda en nuestra búsqueda.

 

Yo estaba perdida en la niebla, no me considero una persona promiscua porque siendo muy sincera, me sobran dedos de una mano para contar a mis parejas; sin embargo, sí había tenido ya como dos infecciones leves después de casarme… nada que una crema para infecciones vaginales no lo resolviera.

 

En diciembre del 2017 tuve infección en la garganta y por el antibiótico me dio infección vaginal, supuse que mi crema para infecciones resultaría nuevamente, pero al no ser así… ¡fui con mi ginecóloga!, quien me atendió por alrededor de nueve meses, me recetó muchísimos medicamentos y, nada resultaba. Al final me dio un humectante vaginal y es donde decidí irme, presentaba mucho flujo, que ardía al salir, y empecé a presentar pequeñas cortadas en mi área genital como cortadas de papel, me hicieron estudios de tiroides, azúcar y el papanicolaou, pero solo presentaba “leve inflamación”. Llevaba una bitácora de síntomas por que la verdad era preocupante.

 

Durante ese tiempo presenté al menos 5 aftas en la boca (tuvieron que operarme porque se obstruyó una glándula salival debido a tantas veces que se reventaba la boca), tuve infecciones de vías urinarias y colitis.

 

El punto más crítico fue cuando me dio una colitis muy fuerte que me mandó a urgencias, ahí vieron que la vejiga también estaba inflamada y tiempo después que la matriz era la causante, ya que su inflamación empujaba los demás órganos.

 

Al final, llegué con una doctora especialista en bacterias y me realizó varios cultivos y estudios, creo que muchas veces pensamos que es una “simple” infección vaginal pero la realidad es que es una señal de nuestro cuerpo, de que algo no está del todo bien.

 

¿De que forma afecta nuestra salud?, pues la matriz se inflama, el cuello se lastima, al grado que duelen las penetraciones, una vez tuve fluido negro por que la sangre de periodo no terminó de salir por la inflamación, se crean como ramificaciones de las trompas a la matriz, no reglas (yo tenía ciclos de 70 días). Actualmente ya voy en cada 40 días, entonces creo, ¡hay mejoría! Me dan dolores muy fuertes, como punzadas en los costados del abdomen, temperatura alta, y pues afecta la salud en general en muchos aspectos el cuerpo se debilita… me sentía tan cansada que mi hora de ir dormir era a las 8 de la noche.

 

Muchas veces me arrepiento de jamás haberme hecho más estudios para saber qué pasaba en mi cuerpo, pensaba que con realizarme el papanicolaou era suficiente, pero no sabía que tenía una jauría de bacterias dentro de mí. El proceso es difícil, ya he tomado cuatro tipos de antibiótico y aún no hay un avance significativo.

 

La verdad no sé si me contagió un ex o mi esposo y, jamás lo sabremos. Ya ni nos interesa averiguarlo, pero es importante saber que todos estamos expuestos, puedes llegar virgen al matrimonio pero si tu pareja está infectada, no importará cuanto te hayas cuidado.

 

Tal vez si antes de casarte o vivir con alguien una se hiciera este tipo de pruebas y cultivos, uno podría decidir si hay posibilidad de crecer la familia o no. A lo mejor pude atenderme antes, pero jamás pensé que tendría Virus de Papiloma Humano, ese diagnóstico me hizo sentir la peor mujer y no podía parar de llorar.

 

Hoy que busco convertirme en mamá, muero de miedo de no lograrlo, pues mi doctora me comentaba que tiene pacientes que llevan varios abortos, pues estas enfermedades causan embarazo ectópico y no se implanta bien el embrión. Les comparto mi historia porque con una sola mujer que descubra cuanto antes lo que tiene y logre su sueño gracias a esto, ¡sentiré que he hecho algo por el mundo, su mundo!

 

Vicky